viernes, 26 de mayo de 2017

Mi gran inconsciente

Siento el fin de muchas cosas, y por ende, el principio de otras.
Veo pasar lo que ha sido hasta ahora hasta terminar lejos de mí, hasta salir de mi vida por completo, y veo todo lo que viene llegando a paso rápido. Ya está aquí. Lo que era para mí el presente ha quedado en el pasado, y lo que veía muy futuro viene para irrumpir mi monotonía.
Una monotonía que no dolía, porque aun siendo el mismo día a día, cada día me sorprendía con algo nuevo, cada día aprendía algo, cada día era un cambio. Tanto cambio y tanto aprendizaje que ya no soy la que era antes, y eso me lleva a no saber quien soy.
Soy parte de todo lo que me ha pasado hasta ahora, de todo lo que ha entrado en mi vida y de todo lo que he dejado escapar. Soy parte de todo lo que dice marcharse a partir de ahora y seré parte de todo lo que está por llegar. Soy parte de muchas cosas porque todo me hace y tengo miedo de dejar de ser si cambio algo de todo lo que soy.
Hacía mucho tiempo que no sentía miedo. Hace mucho que me dije de vivir sin miedo haciendo lo que quería hacer, diciendo que sí cuando fuera sí. Sé que eso no es no sentir miedo, pero afrontarlo hacía que la adrenalina y la felicidad lo escondieran, o lo destruyeran.
Pero el miedo a que todo vaya tan rápido y todo quede en el pasado con tanta facilidad no he logrado superarlo. Vivo engañada, engañándome para no aceptar que siento y que sufro. Vivo tan engañada que ya no sé que siento ni si realmente sufro.
Tengo la barrera del "me da igual" delante de todo lo que siento y sólo lo dejo pasar a trozos. Tengo una barrera y el día que se rompa no sé que puede salir de ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario