martes, 27 de junio de 2017

Sentirte libre

Realmente, ¿Podemos llegar a ser libres?
¿Y felices?
Ser feliz para algunos será lo mismo que estar bien, o que estar contento.
Ser feliz para algunos será vivir sin problemas personales.
Ser feliz para algunos será ser libre de todo lo que no les haga bien.
Pero ¿y para aquellos que sí viven los problemas ajenos? ¿Qué es ser feliz? Y más importante aún, ¿Donde esta la libertad?
Uno siempre será libre de actuar y pensar, dentro de unas normas y parámetros, pero en lo que respectan los sentimientos uno no es libre. No podemos decidir qué sentir, por quien sentir y qué apartar de nuestras vidas. Somos esclavos de los problemas que nos rodean. No podemos olvidar los problemas de los demás aunque no sean realmente nuestros. No podemos vivir en clausura con nuestra propia vida porque nuestra vida es un cúmulo de muchas, porque estamos hechos de vida, porque estamos hechos de los seres que nos rodean, porque estamos hechos de problemas que nos afectan indirectamente. Porque somos efectos colaterales de todo lo que nos rodea.
Los problemas son una bomba de destrucción, y aunque no nos dé directamente, nos llega el efecto.
La libertad tendrá el sentido que nosotros le queramos dar, pero nunca seremos libres de sentimientos mientras amemos a alguien más, y por ende, nuestra felicidad nunca será propia del "yo" si no que abarcará un conjunto de elementos que nos ayuden a encontrarla.
Pero estamos contentos, estamos bien y sentimos felicidad aun sin ser felices, y eso no hay que menospreciarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario